Ubicado en la plaza Lavapies de la ciudad de Madrid, este teatro público se ha convertido en un coliseo muy popular del barrio. Su historia contempla ser uno de los teatros que ha presenciado dramas, comedias y reestrenos de cine. En algún tiempo el Teatro Valle Inclán fue el escenario de numerosos números teatrales; además de ser la sede de espectaculares bailes de carnaval. Este hermoso teatro español, es uno con una historia muy interesante para apreciar. Antes de tener el nombre que posee actualmente, el Teatoro Valle Inclán era llamado Lo Rat Penat y posteriormente Teatro Chueca. Conozcamos un poco más sobre la historia de este representante de la cultura española.

Reseña histórica del Teatro Valle Inclán
Para el año 1908 se comenzó el proyecto para la construcción de un teatro para rendir tributo a Valencia. El propietario de esta casa de arte, quiso honrar su tierra natal y para ello construyo el Teatro Lo Rat Penat, que traducido al español significa El Murcielago.
El teatro Lo Rat Penat, tenía un solo propósito, garantizarle a los ciudadanos del barrio, espectáculos de entretenimientos. Para la época el teatro contaba con danzas, obras teatrales, y otros. Con precios acordes para la época y una gran comodidad en sus salas el teatro Lo Rat Penat era uno de los más lujosos de todos.
Para su inauguración el complejo teatral conto con grandes obras como, Gigantes y cabezudos, El mantón de Manila, Chinita, La Mari-Juana y El niño de Brenes. El Lo Rat Penat tenía un amplio repertorio de actividades culturales. Además de las obras ya mencionadas, se podían apreciar funciones teatrales, conciertos, espectáculos de variedades y proyecciones de cine. Este teatro era todo un espectáculo por la noche.
Como era costumbre para la época. El teatro español contaba con una sala solo para actividades de política social. El Lo Rat Penat llego a ser sede de asambleas y protestas en apoyo a la supresión del catecismo en las escuelas. También fue sede de huelgas, como en el año 1914 cuando un grupo de obreros de la ciudad se reunieron para protestar sobe una construcción en progreso.
Para el año 1908 la empresa encargada para realizar este proyecto, solo tenía previsto construir un complejo cinematográfico. La estructura de este monumento cultural se estima que fuera como los habituales edificios de Madrid de 1906. Sin embargo el arquitecto a manos de este gran proyecto tomo una decisión muy acertada.
Manuel Álvarez Naya, fue el arquitecto que protagonizo este gran proyecto. Este diseñó un edificio con una estructura solido con muros de carga y cimientos metálicos. Esta estructura logro mantener una sala de teatro que se mantuvo de pie por todo siglo XX. El teatro tenía un estilo modernista tanto en su diseño interior como exterior, lo que lo hacia uno de los más cautivantes de todo Madrid.
Este teatro contaba con una fachada de estilo cóncavo y tenía muchos elementos en forma de molduras y pilastras. Dándole honor a su nombre, este teatro contaba en sus fachadas con modelos de murciélagos. Tanto en el interior como en su exterior él Lo Rat Penat se adornaba con el emblema de valencia (los murciélagos). Lo cautivante es que desdelos altos de las columnas que sostenían el techo de la sala; se veían haces de luz roja.

La interesante historia del Teatro Valle Inclán
Para el año 1916 el teatro cambio de propietario y por consiguiente cambio de nombre. Del Le Rat Penat al famoso Salón Olimpia. Algunos años después en el año 1922, el famoso arquitecto José Espelius, le aplico muchas mejoras a este edificio. Con el paso de los años la sala cambio varias veces de propietario, y por ende solo se dedicó a presentar producciones cinematográficas.
Ya para la décadas de los 70 luego de tantas mejoras y muchísimos propietarios. Este edificio recibió el nombre Cine Olimpia, seudónimo otorgado por las personas que constantemente allí asistían. En esa época se consideró ser la sala de cine más antigua del Madrid. Muchos años después, ya en el 2019, podemos decir con total seguridad que es ahora Teatro Valle Inclán es la sala teatral más antigua de España.
Volviendo a los años 77 específicamente en 1979 después de algunos años de declive del Salón Olimpia; el centro cultural La Corrala se propuso recuperar toda la edificación. Su nombre cambio nuevamente a Sala Olimpia. Esta sala se inauguró el 18 de diciembre y su presentación fue la obra popular de Galileo Galilei, de Bertolt Brecht.
Para la época esta sala fue muy popular por presentar grandes obras y funciones cinematográficas. Podemos mencionar algunas de ellas: El circo imaginario de J. B. Thierrée y V. Chaplin; una versión renovada del Fausto de Goethe. La Sala Olimpia fue una de las sedes para el popular Festival Internacional de Teatro de Madrid.
Esta sala fue gestionada por el grupo de teatro independiente Tábano. Para el 24 de julio de 1984 la sala paso a ser un espacio público. Para la época La Sala Olimpia era una sede extendida de CNNTE (Centro Nacional de Nuevas Tendencias Escénicas).En su primera temporada se presentaban muchas producciones de este centro dirigido por Guillermo Heras.


El actual Teatro Valle Inclán
Luego de tantos años el edificio se vio afectado por muchos daños en su estructura. En 1999 el Ministerio de Educación y Cultura (INAEM) y el ayuntamiento de Madrid, firmaron un acuerdo para renovar la estructura de la ya dañada Sala Olimpia. En el año 2001 comenzó la demolición del viejo edificio y para el 2002 se emprendió el nuevo proyecto para la construcción de un nuevo teatro.
La obra de construcción del Teatro valle Inclán estuvo a cargo de la ingeniería civil del ayuntamiento de Madrid. Además el ministerio de cultura se encargó de las instalaciones y de dotar las salas con todos los equipos necesarios. Pocos años después finalizaron las obras y para el 21 de febrero de 2006 se inauguró el nuevo teatro.
Su estreno fue la obra Divinas palabras, de Ramón María del Valle-Inclán por lo que se le atribuyo ese nombre al Teatro Valle Inclán.